Finiquitadas las navidades y en plena cuesta de enero, nuestros candidatos nos van lanzando cifras y números cual subasta en Christie’s. Y así entre rebajas hasta el 40%, liquidaciones del 50%, y últimos días al 70%, asistimos a los albores de una campaña electoral por comenzar.


Los unos, plazas de educación infantil para que alcancen a 300.000 familias. Reducción del IVA de la música del 16% al 4% y el de los libros y publicaciones escritas al 1%. Desmantelamiento de las centrales nucleares en 20 años. Alcanzar un 40% de los alumnos de bachillerato, FP y Universidad becados dentro de 10 años. Ordenador en las aulas para cada dos alumnos a partir de los 8 años. Reducir el tipo máximo del Impuesto de Sociedades a la media existente en los países de la Unión Europea, que ronda el 30%.Aulas matinales desde las 7.30 y comedores escolares. Ampliar el horario de los colegios a 12 horas al día, once meses al año.


Los otros, crear 32.000 plazas de policías y guardias civiles en cuatro años. 900.000 viviendas protegidas. 2.000 oficinas de atención al ciudadano con horario ininterrumpido y accesos gratuitos a Internet. Pronto nos prometen más.



¿En este país nadie duerme?
Y la gran pregunta: ¿Quién va a pagar toda esta fiesta, Amancio Ortega o el vecino del 5º? Ya me diréis, queridos.