La nieve ha dejado un cadáver de paloma en el patio de mi casa. Ayer tenía una armadura de hielo blanco, fría y refulgente. Esta mañana todavía estaba allí con sus plumas grises, blancas y negras agitadas por el norte helador.