Los días van consumiendo a la paloma -y van diecisiete-. Ha perdido esos 21 gramos y todo el peso del alma. Más enjuta y delgada, toda piel y plumas. Tan solo añadir una pinza rosa y un calcetín al velorio; ni siquiera huele: el frío conserva los muertos.