Busco las predicciones meteorológicas para Varsovia y Cracovia en weather.com. Mala suerte: el domingo, sol, pero lluvia y fresco para el resto de la semanita hasta el jueves en Cracovia. ¡Zas!, otro vaquero más colgado del manubrio de la puerta para añadir a la maletilla. Y vuelta a revolver en el armario entre los trapitos otoñales rebuscando algo que no ocupe para sumar a la ristra de camisetas, pares de zapatos, a la gabardina y la chaqueta apilados en la cama. La verdad después de ver el parte tengo la cabeza hecha un revuelto. Que si un cisne para la humedad, algo más ligero para el día de sol, que si algo fashion para la noche, más algo que tape y..., sin olvidar el neceser y el libro de Werfel. Todo esto a meter en 30 x 50 cm. Necesito una mano hierro que los aprisione. ¡Oh dios!, ya no cabe el osito. La verdad creo que con menos me las apañaría, o no, para pasear por las calles Copérnico o Chopin, tumbarme a las orillas del Vístula o meditar en la plaza de la Catedral de Cracovia, uno de los enclaves sagrados para los hindúes que lo consideran uno de los siete centros de energía mística del mundo. ¿Será uno de esos lugares tan especiales como el santuario de Delfos o el teatro de Epidauro? Estoy impaciente por saberlo. Ya os contaré, pequeños.