"Así fue redactado el imperecedero Tao Te Jing, que concluye con estas palabras:


Las palabras verdaderas no son seductoras.
Los bellos discursos no son verídicos.
El sabio no argumenta.
El elocuente es un charlatán.
"

El antro del Dragón. Cuentos de los sabios taoístas.