La mujer de las gafas milagrosas pide disculpas por sobrevivir. No dejan descansar a los muertos en paz. “Cando unha peste arrebata homes tras homes, n’hai máis que enterrar de presa os mortos, baixala frente, e esperar que pasen as correntes apestadas... ¡Que pasen..., que outras vendrán!”.
El hielo del Ártico crea nubes tormentosas en agosto, los osos polares baten records de natación sincronizada.
“¿Tan poco vales que tienes que pagar?”.
Ella era él.

Estancia El Retiro

El tiempo juega un ajedrez sin piezas
en el patio. El crujido de una rama
rasga la noche. Fuera la llanura
leguas de polvo y sueño desparrama.
Sombras los dos, copiamos lo que dictan
otras sombras: Heráclito y Gautama.


E.A.P.

Los sueños que he soñado. El pozo y el péndulo.
El hombre de las multitudes. Ligeia...
Pero también este otro.

La luna

Hay tanta soledad en ese oro.
La luna de las noches no es la luna
que vio el primer Adán. Los largos siglos
de la vigilia humana la han colmado
de antiguo llanto. Mírala. Es tu espejo.

Llueve

¿En qué ayer, en qué patios de Cartago,
cae también esta lluvia?

Jorge Luis Borges