En charricity se han puesto de moda los coches con cristales tintados. Y todos se creen ministros. Pero no tienen chófer, su naricita coloradota asoma por la ventanilla delantera.