Facebook Twitter Google +1     Admin

lluvia, martini y ella

20130307010903-dorothyparker-200.jpg

 

 

 

 

Lo bueno del invierno y las tardes de lluvia: la culturilla que se cruza en los charcos.

 

“Fue  Murdock Pemberton, agente de prensa teatral, quien al enterarse de la pasión del señor Woollcott por los dulces,  le había hecho probar las pastas del  Algonquin. El señor Woollcott fue quien llevó después a sus  amigos al Algonquin, donde se encontraron con el señor Benchley, al que conocían desde antes de las guerra. El señor Blenchey se encargó de presentarles al señor Sherwood y a la señora Parker.  

Lo que contemplaron aquellos hombres fue a una mujer pequeñita que llevaba el pelo recogido en una especie de pila en lo alto de la cabeza… Su voz era la de una jovencita bien educada, suave y deferente. Al hablar, tenía la costumbre de posar una manita en el antebrazo del interlocutor, y de mirarlo desde su escasa altura con aquellos ojos enormes, que de inmediato suplicaban su comprensión y le aseguraban que su comprensión era para ella lo más importante del mundo.  Llevaba una boa de plumas que se metía siempre en los platos de los demás o se le quemaba con los cigarrillos  (alguien dijo que era la única boa que cambiaba de plumas),   y esta desafortunada boa, y los lazos de sus zapatos, y el hecho curioso de que la ropa chic y cara que vestía no parecía del todo adecuada para ella, acrecentaba la impresión general que creaba. Era una impresión de inocencia, completamente femenina y completamente indefensa. Era el tipo de mujer que provoca en los hombres el deseo inmediato de tomarla entre sus brazos, de consolarla, de protegerla y de asegurarle que todo saldrá bien.

Todo esto ya era de por sí bastante seductor, pero lo que realmente fascinaba a estos hombres ingeniosos y dicharacheros era que la señora Parker necesitaba tanta protección como un avispero. “

Dorothy Parker. La importancia de vivir.  John Keats

 

Se ha encendido la señal. Comienza el descenso. No hay niebla. 39 º F. El Hudson brilla verdoso. Amanece. Los árboles de  Bryant Park recogen las gotas de niebla. Las ratas ya no caminan por Suffolk street. Los puentes se descuelgan. Ruge el camión de la basura, doy media vuelta, me caigo del sofá sobre una copa de martini; sonará el despertador.  


07/03/2013 01:22. emma b #. ellas

Comentarios > Ir a formulario

Anónimo

Me gusta esa nostalgia de neoyorquina.

Fecha: 07/03/2013 10:06.


Toisaras

Con las fechas señaladísimasque se aproximan ando un poco alo loco; me acordé que no tengo nada para estrenar en Domingo de Ramos y, me eché al comercio.
En Meléndez ví unos calcetines de rayas, así como de payaso de Micolor, no lo pensé, me hice con ellos. Al menos un trámite de los importantes ya está acabado -luego todo son prisas -. Este año,no.
Me va a pillar la borriquita de estreno, pero del bueno, bueno, no como otros años que hago la compra el mismo Domingo y eso no vale.
Ud.debería hacer lo propio, aunque, con esas mechas californianas que se ha echo, no necesita más.
Igual que Ud. reivindica elcigarrillo placero alsolete, yo hago lo propio con el bocata de calamares mañanero, Salamanca no es amiga del calamar, al solito, con vermut de grifo y olor a cera nazarena.
Adios princesa

Fecha: 17/03/2013 10:53.


Toisaras

Sabra disculpar la enormidad de fallos cometidos, el paso de windows a android es lo que tiene.
! Quién me mandaría !

Fecha: 17/03/2013 10:57.


emma

hombre, el desparecido! no me diga que el "androide" le tiene abducido, no me lo puedo creer!

este domingo de ramos me temo que tendré que conformarme con un lacito para el pelo...

ya buscaré con lupa esos calcetines a rayas..., con lo que me ponen las listas.

Fecha: 21/03/2013 01:11.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris