Puedes detener a tiempo la mano que va a golpearte.

Pero la lengua que te acusa, ¿cómo detenerla?

Cuentos de los sabios taoistas. Pascal Fauliot.