20081121000510-hitchcock082.gif

La argentinita me cuenta que lo último en su país son los sorteos de operaciones de pecho, y cirugía plástica variada, en las discotecas. Pues sí, queridos, lo mismo que han empezado a hacer los de Pachá en Valencia, pero con un abanico más variado. Claro que la gran mayoría de sorteos son de operaciones de pecho, pero también los hay de nalgas, guitagrasas... Al parecer el asunto tiene un éxito pavoroso, y llevan una temporadita todas las discos con el plan tómese unas copas y salga con “lolas” nuevas —término usado por los ‘ches’ para referirse a los senos—. En Argentina, el asunto ha criado polémica por cuestiones un tanto distintas. Al parecer el gremio de cirujanos plásticos ha protestado porque cada finde se sortean un montón de operaciones en todo el país y al parecer los beneficiados son para unos pocos que previamente lo han apalabrado con el gremio discotequero. La operación toca hacérsela en la clínica seleccionada por la disco, en fin, con el que te toque como en la seguridad social.

En la madre patria, este primer sorteo ha levantado polvaredas varias desde Ana Rosa a Luis del Olmo, y comentarios de traca: “es una frivolidad”, “repulsivo”...

El Gobierno, vía ministro B. Soria, ha recordado que desde el Ministerio siempre se ha recomendado "un uso muy responsable de ciertas técnicas quirúrgicas", por lo que le disgustaría que "el marco de promoción de ciertas actividades fuese el ocio ligado a una discoteca"; y que este tipo de campañas entra en contradicción con la labor desarrollada por el Ministerio para dar una imagen saludable de la mujer

Yo no sé a qué tanta moral de colegio de monjas. Ellos sortean a cada poco miles de millones de euros, que buenas rentas les producen, con los que el agraciado puede pagarse las operaciones de cirugía plástica que le dé la real gana.

Y ya veremos lo que acaba diciendo la Iglesia…

La verdad, me da lo mismo que sorteen operaciones de pecho, que jamones de Guijuelo –seguro que a mi amigo ‘el vegetales’ le parecería otro crimen—, la gran duda que me asalta es: ¿Si te toca la operación y no quieres hacértela o no puedes –que todo podría ser—, ¿te dan la pasta?

Por último, una propuesta: el siguiente sorteo una operación de barriguita para los amigos del género masculino, que necesitan urgentemente eliminar las grasas después de los atracones a cerveza y tapitas de todo el año.