El culebrón de la Dacha sigue su curso inexorable. Sacyr y La Caixa necesitan la pasta para sobrevivir, y Lukoil está dispuesta a chinchar unos 27-28 euros por acción, bastante más que su cotización actual (Sacyr ha cerrado a 8,07). Mientras tanto el amigo Aznar que se ha pasado el finde tirándole de las orejas a Mariano, y algunas dagas, corre un tupido velo sobre la compra rusa(Recordemos que José María le ha buscado comprador al presi de Sacyr), mientras Rajoy la tilda de inmoral.

El señor Sebastián reitera que prefiere una Repsol YPF española, pero puntualizó que la intervención del Gobierno se limitará a garantizar la seguridad del suministro y el interés estratégico de España. Y ZP en la nube, encadilado con el “savoir faire” de Obama.

En el horizonte: Hoy mismo acaba de comenzar el nuevo serial de los chinos y árabes al rescate de Martinsa Fadesa: Fondos de inversión soberanos (respaldados por estados), como los de Qatar, Dubai y China están interesados en la compra de activos inmobiliarios de la inmobiliaria.

"El telón se movía y la orquesta pasó largo rato afinando sus instrumentos. Los ojos de Gurov buscaban ansiosamente, sin cesar, entre el público que ocupaba sus sitios. Anna Sergueevna entró también. Al verla tomar asiento en la tercera fila, el corazón de Gurov se encogió, pues comprendía claramente que no existía ahora para él un ser más próximo, querido e importante. Aquella pequeña mujer, en la que nada llamaba la atención, con sus vulgares impertinentes en la mano, perdida entre el gentío provinciano, llenaba ahora toda su vida, era su tormento, su alegría, la única felicidad que deseaba. Y bajo los sonidos de los malos violines de una mala orquesta pensaba en su belleza. Pensaba y soñaba."
La dama del perrito. Antón Chéjov.