Más nieve, más frío y más noches con sus siete días.
La paloma todavía sigue en el patio, rígida y fría como la muerte. Sus plumas cansadas ya no se dejan agitar por el viento.
Ahora dos pinzas de plástico verde velan su cadáver.