El gitano vaga por su cueva con las tristezas corriendo por el pasillo.
A fuerza de noches ha logrado seducirlas un poquillo
y que tomen el sol en la terraza.
Cuando ya les cante, saltarán por la ventana.