pornostar.JPGPor dónde podría empezar... Llevo días, la verdad, semanas intentándolo pero me atraganto. Podría empezar por el momento en que coloca al reproducción de su “nacho’s cock” en erección en la pared de ladrillo cara vista del bar, y este chico de ojos azul intenso nos aclara, tan dicharachero e inquieto, que tiene esa leve curvatura también en la realidad; que el látex ha quedado muy bien a sus veinticinco cm de verga, y que es copia, copia, del original, nada en falso ni añadido; que se está vendiendo muy bien. Me sorprende que no traiga merchandising, tal como está la cosa últimamente, la verdad.

Pero esto parece muy directo y poco serio. Podría comenzar por el principio y en plan profesional, algo así como: el actor porno, Nacho Vidal, ha recogido el premio del Espacio de Arte Contemporáneo “El Gallo”, que dirige Domingo Sánchez Blanco con el que ya cuentan Nick Cave o Fernando Arrabal. El actor muy contento lucía el anillo y manifestaba: “Siempre me he considerado un Dalí en lo mío”.

Aunque este arranque no me convence es muy formal, quizás algo más coloquial, tipo periodista de cercanías: No sabía muy bien qué iba a encontrarme en El Moderno, pero la velada prometía con las chicas subiendo por las paredes, las braguitas por los aires, besos voladores..., y no podía dejarla pasar. Así que hecha un primor y una monada me planté en El Moderno. Mi sorpresa fue descomunal, allí eran todo tipos, pocas monas sueltas y alguna frikie perdida. Yo que esperaba un gallinero, jaleante y bien dispuesto, pues no, una pandilla de bajitos y tímidos que "pa" qué..., pero luego ya se fueron descubriendo ante la verborrea imparable de nuestra porno-star national. Aunque no tuvo aceptación su oferta de regalar su miembro a la chica que le brindase sus bragas; el material femenino no sucumbió ante el látex, quizá si hubiese probado con ellos...

No, creo que no me convence. Puede que lo mejor es no complicarme y utilizar esa técnica diferente pero ya manida de comenzar por el final y contar el gran éxito que tuvo su firma de autógrafos, que allí la estampó en camisetas, sujetadores, pantalones, posavasos...; que se explayó con las preguntas que le formulaba el moreno de la derecha -en fin, que como raja el rubio-, y así nos enteramos de que cree en el amor; que él era muy sexual: se levanta todas las mañanas empalmado y si no tiene pareja pues nada una paja y a la ducha, que es la mejor manera de comenzar el día; que el sexo y las drogas están reñidos; que no le gusta no sé qué director porque, claro, venga a perfeccionar la iluminación, encuadre, a repetir, y, claro, él allí empalmado..., y eso no puede ser...; que no tiene ni la EGB y de no ser por la pornografía no sabe donde podría haber acabado... en la cárcel, porque le gusta tener dinero (real como la vida misma).