No sé si ha comenzado la campaña electoral, pero nuestras carreteras nacionales se van aliñando con las vallas publicitarias tamaño campo de fútbol, que lucen los bustos de Herrera, de mi Lanzarote con semblante risueño y amable —irreconocible—, y un lema en anaranjado budista: “confianza”. Al lado, el pequeño Villalba con sonrisa anuncio de colonia de día del padre, y otra frasecita: “estamos a tu lado”. Perpleja me pregunto si les lleva la campaña la misma empresa publicitaria y les ha buscado una frase complementaria por esto del mensaje subliminal para el ciudadano que aturdido al volante no acaba de atinar y se le clava en la neurona: “confianza, estamos a tu lado”. Claro que los creativos todavía no tenían noticias del último barómetro del CIS que nos desvela que los partidos y la clase política nos quitan el sueño más que los problemas económicos, la inseguridad ciudadana, la sanidad o las drogas; que un 45% de la ciudadanía considera la situación política actual “mala o muy mala” y para colmo la mitad opina que el panorama político seguirá igual dentro de un año. Vaya que confianza en ninguno y que lo de estamos a tu lado no se lo cree ni Rita la cantaora.
Esta tarde el PP acaba de añadir la coletilla clarificadora: “confianza en el futuro” se ve que han tomado nota del barómetro. El PSOE debería anotarse el tanto y añadir: “estamos a tu lado siempre”.