Tras unas semanas de cloroformo y pereza, aquí estoy en la costa atlántica. Me gusta el mar en otoño. Olas marchitas y sol poniente. Las algas invaden la orilla. El mar ya no borra los pasos de los amantes sobre la arena.