Hemos mandado al polaco al Campeonato de Ferias de Petanca: “Es muy tradicional, muy antiguo, tan español como el flamenco. Te lo pasarás fenomenal, es en el parque Picasso, una zona muy interesante”. Pero no tragó, que a él le gusta el flamenco -decía- y quería ver a Raimundo Amador. No hubo manera de librar la mañana del sábado y quedarnos en ese monolingüismo que tan bien nos sienta. Es lo que tienen los novios, unas siempre suspirando por ellos y cuando les tienes buscando artimañas para feriar y respirar sin la testosterona al lado. No hubo manera, él empeñado en ver a Raimundo Amador, que si le gusta el flamenco, que si había tocado con Bjork y BB King. Acabó de porteador en el super para escarmiento y a la noche de perchero de bolsos en el concierto del gitano, y sin vuelta por las casetas.

 Misombra se fue al evento estrella de miLanzarote para estas ferias y fiestas: el homenaje a Vicente del Bosque en la plaza Mayor. Allí hubo de todo: escenario con flores y multimedia, discursos, y hasta sillas para el respetable. Venía asustada de tanta emoción contenida, tanto recuerdo en los labios y del fino lagrimillo que rodaba mejilla abajo de miLanzarote.

 Raimundo se mantiene en forma y nos cantó aquellas de “Pata Palo es un pirata malo...” “Ya no puedo mirarte ya, ya no puedo mirarte ahora.... Bolleré te quita la pena...”. El polaco mira embelesado pero no baila. “Ay que gustito pa mis orejas...”