Las gotas de lluvia resbalan por los cristales, encharcan las macetas donde crecen  las ausencias.