Misombra lleva durmiendo una semana. Ya he releído su epistolario sentimental dos veces –no doy un duro por el gitano, le veo en la cuerda floja, ese flirt no tiene futuro-. Lapetarda ya ha lucido todos los vestiditos que Misombra nunca le prestaba. La echamos de menos, la verdad; estamos un poco perdidas sin ella.
Lapetarda acude a otra cita del Tentaciones, y van cinco!!!! No escarmienta. El vienenstrasse se esfumó en un suspiro después de que el azar nos descubriese que tiene una hija adolescente al menos, si no una caterva en plan “Sonrisas y lágrimas” ¡Horror! El advocati pagó la cuenta del Stravaganza y puso pies en polvorosa al cuarto taco. El cantante calvo se hizo el loco como recién llegado del “mundo de nunca jamás”. El brooklyn guy se marchó al día siguiente. Ahora, un moreno que se presenta como “bueno en la cama”. Malo!

Y yo juego a “Ninette y un señor de Murcia”, y cruzo los dedos para no quemarme, que me conozco... y me veo llegar.