El aire es frío, pero ha vuelto a salir el sol. No se habla de otra cosa que de Fritzl, el monstruo austriaco, y del mayo del 68. Ya ni me acuerdo del invierno.(Vuelvo a limpiar con saña el teclado del ordenador). Es viernes, ahora tengo tiempo.