Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2010.

de Madrid al cielo

Las nubes se tragan las Cuatro Torres Business Area (CTBA). La lluvia reblandece el asfalto de la N-VI y los neumáticos croan como ranas encharcadas. Erika sube en Retiro, oculta sus grandes ojos verdosos bajo la curva de su frente, presume de musgosos labios de fresa, tuesta su piel de tundra pálida mientras mira hacia las luces del vagón. "¿Rusa...? Solamente falta el perrito y Chejov de la mano." Erika baja en Noviciado de la mano de su hermana pequeña. Los Teatros del Canal: cristal, maderas claras, tapizado rojo. Joglars. 2036 OMENA-G: decadencia octogenaria, subsistencia paupérrima, actores=hombres frustrados, un deseo: morir en escena como Moliére, , una certeza: eutanasia, una merced: logran su deseo frustrado. La lluvia resbala torpe sobre las cristaleras del teatro. Boadella viene desde la noche de enfrente con el cabello blanco y el abrigo negro. Las nubes exprimen hasta la última gota.

07/03/2010 23:40. emma b #. el mundo Hay 4 comentarios.

20100310222834-kiosko.jpg

En los periódicos, en la tele privada, en la pública hasta que lo han retirado a petición del PP, en las paradas de los autobuses, en la web, en las columnas publicitarias, hasta en el kiosko de la esquina. ¿Por qué siempre nos toca a los mismos arreglar el desaguisado?

10/03/2010 22:30. emma b #. chismes Hay 2 comentarios.

política de café


El sol de marzo deslumbra tras los ventanales. Los escasos clientes del café rehúyen mirar afuera, encararse al día. A nuestros ojos adormecidos les cuesta acostumbrarse a la claridad después de este oscuro invierno. En la mesa cercana a la puerta de entrada una nórdica larguirucha de pies grandes, ojos verde esmeralda y manos jabonosas se pone las gafas de sol y clava su mirada en la plaza.

Me gustan los cafés de medio pelo con paredes de color indefinido: un tostado que fue blanco salpicado de manchas de refrescos, café o vermouth, y olores apelmazados, incrustados en las grietas de las paredes. Me gustan los que están en el centro. Además de los habituales de negocios y oficinas cercanas recalan los despistados, turistas y paseantes de la zona. Una curiosa mezcla de lo cotidiano y lo extraño.

La nórdica despliega el periódico, mis ojos de avispa revolotean perezosos por la página, entre sus dedos oblicuos una noticia: "El último barómetro del CIS conocido el jueves hacía sonar todas las alarmas. La clase política se consolida como el tercer problema para los españoles, sólo superado por el paro y la marcha de la economía, pero por delante del terrorismo y la inmigración. Nuestros políticos han pasado en solo dos años de ser la séptima preocupación a ocupar el tercer escalón del podio de las desgracias".

Revuelvo los posos del café. Busco las gafas de sol en el bolsillo del abrigo, las dejo encima de la mesa, estiro una sonrisa de domingo, fijo la mirada en los cipreses y la olvido entre los bancos de la plaza.






14/03/2010 22:59. emma b #. en provincias Hay 2 comentarios.

cinexin

20100317232905-bella-bestina.jpg

"La mujer y el monstruo" (Creature from de Black Lagoon). La criatura se encapricha de bella Julia Adams.

17/03/2010 23:29. emma b #. chismes Hay 5 comentarios.

del Lérez al Tormes

La pequeña Donnadieu me ha enviado -gracias linda- el precioso libro "El Balneario del Lérez. La aventura termal de Casimiro Gómez" de Xosé Manuel Pereira, repleto de curiosidades, fotografías y crónicas de provincias. Tan sólo lo he ojeado por los pelos, al primer mechón me topo con este artículo publicado en El Diario de Pontevedra, el 30 de noviembre de 1912:

Lérez arriba
Pero yo, que aunque nacido y criado muy cerca del mar y en pueblo a donde llegan los mares y el agua salada, gusto más que de él, de la montaña y el campo, gocé de las horas más gratas internándome rías de Pontevedra arriba donde deja ya de ser ría para ser río, en las aguas que vienen del mar con la marea. Fué río Lérez arriba.

Un río para soñar en él lejos de la batalla de la vida. A una piedra que hay en su orilla, en un lugar que con el Terlipse de Tesalia, descrito por Herodoto, comparaba aquel copioso benedictino P. Sarmiento, erudito que no dió paz a la mano, a esa piedra bajaba a descansar el buen fraile. Y allí, encima del Lérez, está el monasterio de benedictinos donde el infatigable Feijóo hizo sus estudios. Lugar de descanso; lugar de estudio por lo mismo.

Bajan los arboles hasta las aguas mismas del Lërez para formarle abrigo de verdes cortinas y enverdecer sus aguas. Y el río, enamorado de la verdura, va enroscándose por ella, formando meandros que llaman allí salones, y fingen pequeños lagos, como en recuerdo de los grandes lagos aparentes de las rías bajas.


Un río virginal
Hace suspirar -con suspiro de liberación al espíritu- al verse uno encerrado en un recinto de follaje sobre las aguas límpidas. ¡Aguas límpidas! He aquí algo que vamos perdiendo en mi Vizcaya, que van perdiendo en Asturias. El Nervión, el río de Bilbao, tan hermoso tierra adentro, antes que empiecen las fábricas y antes sobre todo que los petriles lo aprisionen, se ve sucio del rojo de la vena del hierro, y el Nalón, hermoso río asturiano, llega negro de hulla al mar. Pero este Lérez virginal, no manchado aún por las deyecciones de la industria, convida al idilio, al amor, al recogimiento, al estudio.

Fué cerca de él, a su vista, en un repliegue de las colinas, donde una tarde olí subir de la verdura del campo las notas verdes y quejumbrosas de la gaita.

Miguel de Unamuno.
Salamanca, Noviembre 1912.

24/03/2010 23:30. emma b #. en provincias Hay 3 comentarios.

20100327211045-reloj.jpg


reloj no marques las horas

Reloj de sol en Urueña (Valladolid)

27/03/2010 21:11. emma b #. el mundo Hay 2 comentarios.

lunes con libro


Con tantos quereres como le tengo a Misombra, el descubrimiento de este rutilante fragmento de El rayo verde de la señora Poniatowska me ha alegrado este lunes de nuevo frío y oscuro.


"Si antes iba yo a la playa casi desnuda, hoy cargo el bolsón de las precauciones. Encierro mi sombra para que no escape, la doblo en dos y la extiendo como toalla en la arena. A veces va a meterse bajo las sombrillas y tengo que gritarle que aún es mía. No le gusta reflejar mis hombros que se encorvan, mis piernas vencidas. Se alarga queriendo ser garza, mientras yo me asiento como el café en la taza, doblo el cuello. ¡Hasta ella quiere abandonarme como me abandonó la otra después de hablarme del rayo verde!"

El rayo verde. De noche vienes. ELENA PONIATOWSKA.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris